Fantasia se muere.


Hace un rato me puse a mirar lo que se cuece por el mundo y, como siempre en las escasas ocasiones en que lo hago, me gusta contrastar diferentes fuentes: periódicos españoles, americanos de ambos hemisferios e ingleses son ojeados siempre y cuando tengan formato online. Me gusta contrastar la información por que, quieras que no, he nacido y crecido en Vizcaya y eso te enseña a no fiarte jamás de un solo medio de comunicación. ¿Conspiranoia? Tal vez, pero cuando uno se pone a contrastar, ve que no lo es en absoluto, cada cual, como reza el dicho castellano, cuenta la feria como le va.
El caso es que es esta búsqueda de información, he encontrado una de esas noticias que me sumen en la depresión más profunda. Cierto que hay material más que de sobra + y más cercano en el tiempo+ para deprimir al más pintado, pero esa depresión es más la constatación de lo decadente, miserable, perversa y-o pervertida que es la especie humana en general y algunos especímenes en particular.
Sin embargo, hay noticias que me deprimen más aún. Noticias que vienen a confirmar lo que mucho tiempo llevo temiendo, lo que convertiría definitivamente este mundo en algo gris, oscuro y carente de aliciente. Al menos para quien suscribe:

Fantasía se muere.

Lleva muriendo muchos años, lleva siendo manipulada, tergiversada y corrompida muchísimo tiempo y por muchas mentes, pero aún se conservaba un poso, aún se mantenía ese deje de ilusión, aún se intentaba, aunque tal vez en exceso o de forma edulcorada, anticuada y victoriana, mantener la fantasía. Para la mente de los niños, pero fantasía a fin de cuentas, y bastaba con mantener esa mirada en la edad adulta para que fantasía obrara el encantamiento sobre uno. Que, como decía Tolkien, a los adultos se les permite hacer de todo camuflado de “hobby” o “esparcimiento”. A lo sumo te miran por encima del hombro y te etiquetan de “excéntrico” o “raro”.
¿Qué ocurriría si se eliminaran del mundo y la sociedad esos restos? ¿Si ya ni siquiera los niños pudieran disfrutarla y cultivarla?
No, no exagero ni soy conspiranoide de nuevo. Por que he aquí lo que motiva esta entrada: link

Y diréis ¿por qué ahora, si ya hablaste de esto tiempo ha, y el artículo es de abril? Pues por que anduve escuchando en la radio que esta “medida” pretendidamente se va a aplicar desde que comience el nuevo curso. Eso fue lo que me llevó a ver lo que se cuece por el mundo. Mucho se protesta, muchos dicen que ni por el forro, pero no nos engañemos: Es el principio del fin.

Para quien no tenga tiempo o ande con pereza de leerlo, diré que se está haciendo campaña para reescribir los cuentos populares hasta que sean “políticamente correctos” + y citan como ejemplo, algo llamado “El boogie de los culitos”, donde en palabras del autor del artículo, “es el papá elefante quien cuida de la casa y la madre quien sale a trabajar”. Personalmente no sé si es que los autores de cuentos infantiles creen que los niños son rematadamente tontos o lo son ellos mismos, pero no es ese el tema en el que quiero entrar+ y sustituir la tradicional magia y fantasía de los cuentos por “los valores que deben predominar en nuestra sociedad como la solidaridad, el medio ambiente, el respeto al otro o la amistad” +que debo decir, los buenos cuentos de hadas de toda la vida los tienen en igual medida, ¿o nos hemos olvidado de que el mismo “Señor de los Anillos”, clasificado por su autor como cuento de hadas, transmite esos valores y otros más?+
Por que es más importante que el niño *y conste que estoy pasando por alto y dando por bueno que se asuma que los cuentos de hadas son para niños, altamente discutible y fácilmente demostrable que no es así * sepa que lo importante en esta vida es estudiar un oficio que le haga útil a la sociedad en lugar de nutrir su alma con el alimento del conocimiento *que, si nos ponemos a analizar desde el lado “psicoanálisis de lo que los cuentos transmiten a los niños”, sería lo que transmitiría la figura del mago tradicional de torre * que es mejor encontrar alguien del sexo opuesto a quien respetar para compartir tu vida y dar al mundo más niños que sigan estas corrientes como borregos que esperar encontrar alguien que te complemente *por que es divertido ver que entienden por respeto “no pegar a la pareja, ni discriminarla y hacer que disfrute en la cama tanto como tú +sí, sí… no sé ahora dónde lo he leído, pero no me lo invento+ y luego cuidar de los hijos ambos y compartir las tareas domésticas”, en lugar de valores que transmitían desde los cuentos más antiguos, como encontrar la persona correcta que complemente *añado que no he visto aún cuentos de nuevo cuño que contemplen el “amor verdadero” entre personas del mismo sexo, cosa que, fíjate tú por donde, en las antiguas tradiciones celta, griega y germánica -por que son las que conozco, que seguro hay más- se contemplaba… ¿dónde queda la igualdad, señores? * nuestra personalidad, o, algo que cada vez se tiende más a olvidar, el sencillo valor de la fidelidad. Que es que no está de moda. Es más importante que el niño crezca pensando que no debe pensar que es diferente a su hermana, en lugar de simplemente olvidarse del tema. Sí, así concibo yo la educación en igualdad: no diciendo “eres igual que tu hermana”, son tratándolos a ambos por igual, empezando por no vestir a las niñas de rosa y a los niños de azul en la cuna.
¿Cómo? ¿Qué dicen, señores iluminados de los cargos más altos y más puestos a dedo de este país? ¿qué eso se hace por tradición? ¿Y qué carajo son los cuentos, señores?

Supongo que pensaréis, ¿por qué te centras solo en hablar de igualdad entre hombres y mujeres? ¿es que no hay desigualdades de otros tipo: discriminación por orientación sexual, discriminación por aspecto físico, por enfermedades, por nivel económico, por color de piel y así hasta la saciedad?
Pues sí, los hay.
Pero los iluminados estos sólo parecen ver las desigualdades entre sexos. Por que a ver si no qué ha hecho el “Ministerio de Igualdad” por homosexuales, transexuales o asexuales, qué ha hecho por los inmigrantes, por la gente que se muere de hambre en las calles, por la gente que no llega a fin de mes, por los enfermos de SIDA o síndrome de down, por los inmigrantes que se ahogan en pateras o por, la gente que no tiene acceso a las aulas.
No ha hecho nada. Está ahí puesto para lucir “modernidad”: para que las mujeres que se sienten liberadas se crezcan cercenando la cultura e imponiendo un nuevo yugo de esclavitud.

No quiero entrar a hablar de política, aunque temo haberlo hecho de una forma que, por no entrar en detalles, ha quedado casi demagógica. Perdonad. Es la impotencia más absoluta la que teclea por mí.

Fantasía comienza a agonizar. No sé por cuanto tiempo va a durar el proceso, no sé cuanto tiempo más vamos a tener cuentos de hadas en las librerías. Cuentos de hadas tal y como hoy los conocemos. Cuánto tiempo tardarán los niños en confundir la saga “Crepúsculo” con fantasía *mis respetos a la saga… pero me admitiréis aún sus fans, que eso no es fantasía *. Cuándo veremos a padres de nuestra generación contando cuentos sin magia, simple doctrina con moral con fecha de caducidad.
No conozco la respuesta a ninguna de esas preguntas, pero sí sé una cosa: Va a ocurrir en nuestra época.
Vamos a asistir a la muerte de Fantasía en nuestro mundo. No habrá eucatástrofe esta vez. No volverá la magia, ni los senderos ocultos, ni los caballeros de brillante armadura, los dragones se extinguirán y lo troll ya se habrá convertido en piedra,mientras pegasos y grifos porten en sus lomos
los últimos supervivientes de la Hermosa Gente a la que los hombres habrán asesinado.

Los vestigios de esos mundos quedarán enterrados con los huesos de aquellos en quienes hoy aún perviven en todo su esplendor, y, tal vez, pueda haber un reflejo de ese esplendor cuando un libro sea rescatado por un muchacho, por supuesto, marginado social de su tiempo, dentro de 90 años y le fascine como nos fascinó a los que lo descubrimos en este tiempo.

Ojalá las palabras que Barrie escribiera para el público del teatro hicieran también su efecto en la vida real. Ojalá fuera todo tan fácil como proclamar a voz en grito “¡Creo en las Hadas!”

Por mi parte, no desistiré en mis empeños de espolear el caballo agonizante de la imaginación, pese a bajones como este.

A fin de cuentas, Creo en las Hadas.

Anuncios

Una respuesta to “Fantasia se muere.”

  1. Es que esta gente no piensa que no son solo muestras “morales”, o cuentos para niños. Esto que ellos intentan trasgiversar es LITERATURA UNIVERSAL, voy a cambiar yo el Quijote porque muestra a un hombre loco pegando palos por media españa¿? no, verdad? pues que no toquen las narices.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: