Himno


He aquí que, después de mucho batallar, comienza la andadura de este blog con temática tan poco usual como es el estudio y búsqueda de la sapiencia de las lenguas.

Para esta primera entrada, no puedo por menos que dejar constancia de algunas ciertas cosas que a priori pueden llamar la atención del profano:

Lo primero de todo ello, no debe ser sino la explicación del nombre elegido para el blog.

Leanhaunsee es la unión de las palabras Leanhaun See, el nombre con que se nombraba a un tipo particular de hada solitaria oriunda de las montañas escocesas. Un hada que buscaba el amor de los mortales como las palabras que en este lugar derramaré buscan con ansia saberes negados a los hombres. La descripción completa de estos seres, está perfectamente definida por Yeats, así que mejor dejar la palabra a los profesionales para una mejor comprensión del tema:

The Leanhaun Shee (fairy mistress), seeks the love of mortals. If they refuse, she must be their slave; if they consent, they are hers, and can only escape by finding another to take their place. The fairy lives on their life, and they waste away. Death is no escape from her. She is the Gaelic muse, for she gives inspiration to those she persecutes. The Gaelic poets die young, for she is restless, and will not let them remain long on earth–this malignant phantom. “

(La Leanhaun Shee (hada mujer) busca el amor de los mortales. Si ellos se niegan, ella será su esclava, si ellos aceptan serán los esclavos de ella y sólo podrán escapar si encuentran alguien que les sustituya. El hada vive en sus vidas y ellos las malgastan. La muerte no es una huída de ella. Es la musa Gaélica, ella da inspiración a aquellos a los que persigue. Los poetas gaélicos mueren jóvenes, para ella no tiene importancia, y no les permitirá permanecer mucho en la Tierra–este fantasma maligno)

En efecto, como podréis imaginar, nombro de esta forma el blog porque busco para él inspiración.

Continuemos con la imagen del avatar.

Se trata nada menos que una representación brillante de la reina Mab, sacada de la página del magnífico ilustrador Howard David Johnson ( http://www.howarddavidjohnson.com ) de quien por cierto, si tenéis dinero suficiente, os aconsejo qué duda cabe agenciaros al menos un poster o un libro de ilustraciones. Como dije, es brillante.

Para los que no sepan quién es la Reina Mab, diré simplemente que es la Reina de las Hadas y copy-pastearé las palabras que Shakespeare pone en boca de Mercutio a este respecto en la obra “Romeo y Julieta”:

“[…] la reina Mab, nodriza de las hadas. Es tan pequeña como el ágata que brilla en el anillo de un regidor. Su carroza va arrastrada por caballos leves como átomos, y sus radios son patas de tarántula, las correas son de gusano de seda, los frenos de rayos de luna: huesos de grillo e hilo de araña forman el látigo; y un mosquito de oscura librea, dos veces más pequeño que el insecto que la aguja sutil extrae del dedo de ociosa dama, guía el espléndido equipaje. Una cáscara de avellana forma el coche elaborado por la ardilla, eterna carpintera de las hadas. En ese carro discurre de noche y día por cabezas enamoradas, y les hace concebir vanos deseos, y anda por las cabezas de los cortesanos, y les inspira vanas cortesías. Corre por los dedos de los abogados, y sueñan con procesos. Recorre los labios de las damas, y sueñan con besos. Anda por las narices de los pretendientes, y sueñan que han alcanzado un empleo. Azota con la punta de un rabo de puerco las orejas del cura, produciendo en ellas sabroso cosquilleo, indicio cierto de beneficio o canonjía cercana. Se adhiere al cuello del soldado y le hace soñar que vence y triunfa de sus enemigos y los degüella con su truculento acero toledano, hasta que oyendo los sones del cercano atambor, se despierta sobresaltado, reza un padre nuestro, y vuelve a dormirse. La reina Mab es quien enreda de noche las crines de los caballos, y enmaraña el pelo de los duendes, e infecta el lecho de la cándida virgen, y despierta en ella por primera vez impuros pensamientos.”

Para terminar de una vez por todas con esta introducción, dejo la última parte del Himno homérico a Hermes, dios de la elocuencia, para rogar el favor del dios y pasar, como dice el Himno, a otra cosa de inmediato:

“Canto a Hermes el Cilenio, el Argicida, que tutela Cilene y Arcadia, pródiga en rebaños, raudo mensajero de los inmortales, al que parió Maya, la hija de Atlante, tras haberse unido en amor a Zeus, ella, la diosa venerable.

Esquivaba la compañía de los dioses bienaventurados, habitando en una muy umbría gruta. Allí el Cronión solía unirse con la Ninfa de hermosos bucles en la oscuridad de la noche, mientras el dulce sueño retenía a Hera, la de níveos brazos, y pasaba inadvertido a los dioses inmortales y a los hombres mortales.

Así que te saludo a ti también, hijo de Zeus y Maya, que yo, una vez que haya comenzado por ti, pasaré a otro himno.

¡Salve, Hermes, dispensador de alegría, mensajero, dador de bienes!”

Así sea.

Anuncios

4 comentarios to “Himno”

  1. sterost Says:

    Muy buena esta parte del himno.
    A y he recibido tu comentario, thanks.

  2. te esta quedando muy bien!
    una gran entrada;)

  3. Hi, this is a comment.
    To delete a comment, just log in, and view the posts’ comments, there you will have the option to edit or delete them.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: